top of page

Habilidades a desarrollar por nuestros jóvenes en el contexto de la Economía Creativa en Tlaxcala.

Primera Parte.


En nuestra primera entrega de dos artículos vinculados a reforzar la premisa fundamental de desarrollar con seriedad una Agenda de Trabajo a favor de una Economía más Creativa en México y Tlaxcala, dejamos pendiente a propósito del día mundial de la creatividad celebrado el día de ayer 21 de abril, resolver algunas preguntas en materia de motivación interna, ambientes positivos y experiencias de procesos creativos tanto en emprendedores como en empresarios, principalmente en aquellos que apuestan por construir el futuro desde una estrategia institucional sólida, tarea que no sólo debería de interesar o recaer en cada emprendedor y empresario de México y Tlaxcala sino en cada ciudadano que aspire a una mejor vida en comunidad, y a gozar de manera legítima de un mejor estilo de vida, donde el aprendizaje creativo y el conocimiento científico sean la principal fuerza de empuje para hacer frente a la intermitencia del cambio y a la incertidumbre en las diversas relaciones sociales y productivas.


Desde hace 7 años en Isabel Town Café hemos desarrollado un modelo de negocio sustentado en la economía creativa, no es algo reciente para nuestra organización, sin embargo los retos son cada vez más grandes, orgullosamente como empresa local tenemos un grado de flexibilidad único con un sistema inmunológico fuerte, producto de diversas influencias y aprendizajes múltiples, donde cada cliente y colaborador es un mentor que nos guía con sus diversas actitudes y necesidades.


Nuestra principal protección y singularidades la educación con su alto grado de polivalencia y autenticidad de oficios que nos hacen libres y con interlocución en el mercado, siguiendo un marco de referencia basado en diversas habilidades como son las inteligencias múltiples, la inteligencia emocional, incluso por que no plantear la inteligencia espiritual que nos da sentido de pertenencia y un propósito como empresa, una razón de ser en la sociedad, hacemos alusión entonces a Michel Godetcon su Manual de Prospectiva y Estrategia, materia que por la forma en que nacimos como empresa no solo es un referente teórico sino una forma de vida que desarrollamos como parte de nuestra experiencia de servicio.


Es en este sentido que resulta importante mencionar que la economía creativa de manera general requiere de un perfil de profesionistas que lamentablemente en nuestro estado de Tlaxcala no se desarrolla con claridad y los pocos perfiles que existen están dispersos como una masa crítica que genera poco valor en nuestra economía, los datos son duros y se tienen que analizar correctamente para direccionar y aprovechar mejor toda la energía y el talento creativo que existe en nuestros jóvenes, gestionando con ello la frustración que genera el surgimiento y muerte acelerada de iniciativas como organizaciones y empresas preocupadas gran parte de ellas por el bienestar de la comunidad pues son generadoras de empleos.


Nuestros jóvenes tienen claro que no sólo pueden apostar con su preparación a depender de las actividades gubernamentales para su desarrollo sino deben emprender para diversificar sus opciones de crecimiento y estabilidad en todos los sentidos.


Sin embargo, es importante reflexionar sobre cuáles son las carreras por las que más apuesta el joven en Tlaxcala, como es de conocimiento desde hace varias décadas la carrera de Derecho es la que predomina y es la más demandada, y las que menos matriculan estudiantes desde las universidades del estado como lo indica la plataforma Data México (2020) son las áreas de artes y humanidades, ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, servicios, ciencias básicas, tecnologías entre otras, pero curiosamente estas últimas son las que más podrían contribuir a desarrollar una economía más creativa en Tlaxcala y claro con mayor valor agregado, por ello no es menor el apostar desde las políticas públicas al desarrollo de las ciencias básicas, a la tecnología y a la innovación, a las artes como el cine y al diseño en sus distintas opciones como un estilo de vida y una plataforma de arranque para mejores servicios y desarrollo de productos en los diversos ramos de la vida económica y social.

No es difícil dejar de percatarse que existen ya en nuestro estado una serie de saberes y perfiles relacionados con la arte, la cultura, el diseño gráfico, el diseño textil, las artes visuales, la gastronomía, las tecnologías de la información y las ciencias de la conducta, entre muchas otras actividades que servirían de motor como sociedad y sistema productivo para gozar de una personalidad regional y nacional, y tener al igual una mayor competitividad en un plano global, sin embargo se deben de incrementar dichos perfiles con seriedad y velocidad tal como lo exige en la actualidad el mercado productivo. Por cierto el IMCO (Instituto Mexicano de la Competitividad) coloca a Tlaxcala en el lugar 20 a nivel nacional, es urgente ocuparnos del tema.


El problema viene cuando todos aquellos perfiles o saberes de nuestros jóvenes al dar el salto a la vida productiva o al emprendimiento no logran encadenarse con sus diversas iniciativas a economías de mayor escala permitiendo que sus empresas sobrevivan a mercados de alta concentración que exigen mayor especialización y un correcto andamiaje institucional que de soporte sus innovaciones y diversas líneas de negocio.

Por ello hablar de economía creativa es tan importante, porque con ella se pone en la agenda de trabajo empresarial la serie de habilidades que un joven o en un emprendedor debe concretar para una mejor elección de futuro, y más cuando las familias invierten tanto tiempo en su desarrollo profesional ya sea con en el uso de recursos económicos propios o incluso con el incentivo de apoyos económicos gubernamentales, pero sobre todo con el uso de energía positiva direccionada la mayoría de la casos a tener una mejor condición de vida, aspiración legítima de toda familia e individualidad.

Señalamos entonces que es fundamental como lo menciona el estudio desarrollado por el British Council (2019) Habilidades para la Economía Creativa: Necesidades, Formación y Estilos de Aprendizaje en México, integrar en la formación de nuestros jóvenes cuatro categorías de habilidades que ellos mismos buscan incrementar:


1. Habilidades digitales, enfocadas en la integración de la tecnología a sus procesos creativos y al uso de medios digitales para fortalecer la promoción de sus proyectos como son parte de las habilidades duras enfocadas a lograr un mayor posicionamiento, conexiones y colaboración, lanzamiento de productos y servicios.

2. Habilidades técnicas, enfocadas en ampliar los conocimientos sobre sus áreas de especialización o ampliar su abanico de habilidades artísticas.

3. Habilidades dirigidas a tener una óptima gestión de relaciones de los distintos tipos de actores con los que interactúan, las llamadas habilidades blandas como son las de liderazgo, gestión de clientes, trabajo colaborativo y multidisciplinario.

4. Habilidades para desarrollar sus negocios y lograr la consolidación de sus proyectos como son la gestión de proyectos, finanzas, contaduría (fiscal), ciencias de datos para la identificación de oportunidades de negocio.


En nuestra siguiente entrega reflexionaremos sobre la importancia de trabajar con mayor profundidad cada una de estas habilidades para consolidar modelos de negocios sustentables y con mayor competitividad.



El presente documento es propiedad intelectual de su autor. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin permiso por escrito del propietario de los derechos. Las indicaciones técnicas y modelos recomendados han sido elaborados con gran cuidado por Punto y Nanos Agencia de Innovación. El documento tiene fines exclusivamente informativos.

171 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page